A sus 13 años, el onubense Roberto Álvarez, se ha convertido en el primer chico con autismo en España en grabar un disco, un trabajo en el que, con el título Gracias, expresa lo que su discapacidad no le deja hacer con palabras, en el que exhibe sus capacidades y que esta semana ha presentado en el Gran Teatro de Huelva. Este disco supondrá un antes y un después no sólo para él, por suponer su puesta de largo, sino para todo aquel que quiera y desee comprender y acercarse a ese transtorno del neurodesarrollo que pese a estar cada vez más presente en la sociedad, es, a día de hoy, uno de los más desconocidos.

Así lo ha manifestado David Núñez, el profesor de Ethos Centro para la Diversidad que hace un año se le ocurrió la loca idea de grabar un disco para uno de sus alumnos, en el que vio un don especial para la música y descubriendo que para Roberto ésta era sinónimo de felicidad. Una locura que hoy se ha hecho realidad y con la que se busca además «sentar un precedente para que sirva de impulso a otras personas que pese a sus dificultades tienen capacidades en las que destacan y para que se animen a hacerse visible a la sociedad». Roberto, que al igual que canta toca el piano o la batería, subió esta semana al escenario contento, con paso firme, con la seguridad de haberlo hecho antes y de hacer lo que le gusta, como él mismo ha dicho, pero con una singularidad: es la primera vez que todo el repertorio ha estado conformado por sus canciones, por temas hechos para él, para que se comunique con el mundo que le rodea y para que saque todo lo que lleva dentro. Este nuevo hito ayudará a la concienciación sobre el autismo, en el que la capacidad se antepone a la discapacidad, y es posible gracias a este niño cuyo reclamo ha logrado llenar y emocionar a todo un teatro esta semana y, a partir de ahora, seguro que hará con todo aquel que escuche su Gracias.

Fuente: efe.